Foto para Web

El Correo | El Getxo Rugby femenino se fija en la liga estadounidense

Reportaje del diario El Correo

El conjunto vizcaíno de rugby ficha a Kelli Smith y Tahlia Brody, jugadoras de la incipiente competición americana

Después del fichaje de la apertura neozelandesa Ora Williams, la dirección del Getxo Rugby ha puesto el ojo en la incipiente primera división estadounidense que arrancó oficialmente hace un año, para reforzar el equipo de cara a cumplir el objetivo de regresar a la División de Honor A. En este sentido se han hecho con los servicios de la tres cuartos Kelli Smith y la tercera línea Tahlia Brody.

La primera destaca por su gran velocidad forjada cuando practicaba la modalidad de salto de la Universidad de Alabama, para dar el salto al fútbol americano profesional, defendiendo la camiseta de los Atlanta Falcons. Posteriormente, se fue al Rugby Union y jugó en varias ocasiones con el segundo equipo de su país en diversos torneos. También ha sido elegida en el quince ideal de la primera división estadounidense como la mejor zaguera no internacional absoluta.

Smith, apostó por embarcarse en esta aventura europea para «coger experiencia internacional y, a la par, poder ayudar al equipo en el objetivo de lograr el ascenso». Por el momento, le está resultando «una experiencia muy interesante, conoces personas de culturas diferentes y, además, me han acogido muy bien», agradece.

La jugadora afroamericana comenzó a practicar el deporte del balón ovalado «hace once meses», fruto de la invitación a participar en la primera temporada del reality show televisivo estadounidense Scouting Camp: The Next Olympic Hopeful. La experiencia no pudo resultar mejora al ganar y ser nombrada como la futura mejor deportista olímpica de Estados Unidos.

«Me escogieron por mis cualidades físicas al haber practicado atletismo, pero desconocía totalmente el rugby. Fue una gran experiencia donde conocí a muchos amigos con los que mantengo contacto», apunta.

Sus cualidades no pasaron desapercibidas y enseguida fue convocada por el seleccionador del segundo equipo estadounidense para el Torneo de Las Vegas y hace un mes tomó parte en un campeonato internacional en Japón.

Una liga con su equipo

Su compatriota, Tahlia Brody, se ha puesto ya a las órdenes de Asier Basterretxea a la espera de poder disfrutar de su primer partido oficial el próximo sábado en Fadura. Procedente del New York Rugby Club, equipo que compite en la Women’s Premier League, acostumbra a jugar de tercera línea y se caracteriza por su gran implicación en el juego, destacando por encima de todo su capacidad física y su juego sin balón. Nacida el 9 de octubre de 1994, mide 171 centímetros y pesa alrededor de los 73 kilogramos.

Entre sus hazañas como deportista cabe destacar el campeonato de liga que ganó la pasada temporada con su club. Además, Tahlia formó parte del East Coast Premier League 15s All Star Game de Glendale. Recién llegada a tierras vizcaínas aprovechando el parón en el campeonato de su país, se siente atraída por «conocer nuevos entrenadores y compañeras, aprender nuevas tácticas y también euskera», bromea en un castellano no muy académico pero suficiente para hacerse entender.

Con una sonrisa siempre en los labios, el recibimiento que le ha otorgado su nuevo equipo le recuerda a «la Universidad, donde todos te ayudan para adaptarte lo más rápido posible», añade. Ahora, solo espera poder jugar de manera oficial con sus nuevas compañeras: «Tengo muchas ganas».

Su interés por el deporte le viene desde la infancia. «Tengo dos hermanas mayores y siempre me peleaba pero siempre ganaban ellas», bromea. Ante esta tesitura comenzó practicando fútbol tal y como lo conocemos aquí, «pero como no se podían pegar patadas, unas amigas me invitaron a jugar a rugby y en cuanto comprobé que se podía placar al rival y no te sancionaban decidí continuar», relata entre risas.

Más en serio, reconoce que la situación del rugby en su país no es del todo la que le gustaría, porque «aún es un deporte minoritario, aunque muchas universidades ya cuentan con un equipo y se crearon las ligas profesionales hace un año». Respecto al profesionalismo de este deporte pensaba que «no iba a sobrevivir más de una temporada, pero me equivoqué y tengo muchas ganas de que se consolide», concluye.